Hace unos días me sorprendió una noticia: “un alcalde compra lotería para su pueblo embargado”. El alcalde comparecía ante los medios de comunicación, explicando con lágrimas en los ojos que debido a la terrible situación económica en la que se encontraba su municipio, había decido gastar de su propio bolsillo 50€ en diversos juegos de azar, para ver si podía salvar a su pueblo de la bancarrota. Me quedé realmente alucinada, ¿Cómo dejar al azar la resolución de tan importante problema?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos fantaseado con las cosas qué haríamos si nos tocara la lotería: haría un viaje, me tomaría un año sabático, me compraría una casa más grande, cambiaría de trabajo…Y ese es el problema que nos quedamos en la fantasía y no hacemos nada más. Me explico, soñar está bien, si no fuéramos capaces de soñar despiertos nunca avanzaríamos hacia algo más, ni existirían todos los grandes inventos que ha revolucionado a la humanidad, imaginaros que hubiera pasado si el Sr. Edison se hubiera quedado fantaseando toda su vida sobre la posibilidad de fabricar una bombilla sin ponerse manos a la obra.  Sin embargo, la mayoría de las veces nunca nos ponemos a hacer nada para alcanzar nuestro sueño, menospreciamos nuestra capacidad de conseguirlo o simplemente no estamos dispuestos a hacer el esfuerzo que requiere el conseguirlo.

Si yo quiero, deseo y sueño con viajar, ¿voy a dejar mi objetivo en manos del azar, o voy a intentar por todos los medios conseguirlo? Si quiero cambiar de trabajo ¿me quedo esperando a que alguien venga y me lo ofrezca o empiezo a buscar activamente un nuevo empleo? Yo soy de las que se pone manos a la obra y si luego resulta que algo o alguien me facilita el camino pues bienvenido sea y muy agradecida que le estoy.

Tenemos muchas más posibilidades de conseguir nuestros objetivos poniéndonos a trabajar activamente en ellos, que esperando a que nos toque la lotería, de hecho estoy segura de ello, y si no aquí os dejo un enlace para que podáis comprobarlo por vosotros mismos, http://www.estadisticaparatodos.es/taller/loterias/loterias.html.

Antes de terminar, y como tiene que ver con este tema,  quiero compartir con vosotros, lo que el otro día una amiga colgó en Facebook:

Las personas complicamos mucho las cosas.
¿Echas de menos? Llama…
¿Quieres quedar con alguien? Invita…
¿Quieres que te comprendan? Explícate…
¿Tienes dudas? Pregunta…
¿No te gusta? Habla…
¿Te gusta? Habla más…
¿Tienes ganas? Hazlo…
¿Quieres algo? Pedirlo es la mejor manera de empezar a merecerlo… Si el “no” ya lo tienes, sólo corres el riesgo del “sí”…
¡La vida es una sola! Vamos a ser felices…

Esta es la diferencia entre las personas con actitud de victimas, que esperan que alguien o algo les solucione su situación y satisfaga sus deseos, y aquellas que son protagonistas de sus vidas, asumen la responsabilidad en su situación y actúan en consecuencia, las que realmente consiguen lo que desean porque se ponen manos a la obra.

Por cierto, nunca me ha tocado la lotería, de hecho, muy rara vez juego, pero cada vez que doy un paso hacia uno de mis objetivos, por muy pequeño que sea, me siento tan feliz, satisfecha y llena de energía, que no necesito nada más. ¿Y tú? ¿Disfrutas con cada paso que das en la vida, o estás esperando a que te toque la lotería?


 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.