Cuantas veces, hemos tomado decisiones en función de lo que los demás quieren, lo que causaría menos disgusto a otras personas, lo que nos dará un mayor  beneficio a corto plazo, lo que nos supondrá un menor enfrentamiento, un camino más cómodo y fácil…, y así en lugar de elegir en función de nuestros valores, dejamos que sean las circunstancias las que elijan por nosotros

Aunque en ocasiones, ignorar o saltar por encima de uno de nuestros valores, pueda hacer más rápido, fácil y cómodo el camino para conseguir nuestro objetivo, esto tiene un precio muy alto y nos pasará una gran factura: La sensación de estar traicionándonos a nosotros mismos.

La importancia de los valores

Descubrir y clarificar nuestros valores es una manera de crear un mapa que nos guiará por los caminos de toma de decisiones a lo largo de nuestra vida, nos permite saber qué es lo que nos motiva, lo que es realmente importante y lo que no lo es.

Comportarnos en nuestro día a día y tomar decisiones, honrando nuestros valores es lo que nos llevará a sentirnos orgullosos de nosotros mismos y ser más felices.

Esto es lo que  Freddy Kofman define como  “el éxito más allá de éxito” y que consiste en el éxito de actuar en integridad con nuestros valores, y como bien dice en su conferencia vida, libertad y conciencia: como  ser humano tengo la capacidad de comportarme en armonía con mis valores y que pase lo que pase, sea cual sea el resultado de mi acción, termine orgulloso de mí, porque me enorgullezco de mis comportamientos aunque el resultado no sea el deseado.

Coaching, cambio y valores

 

“Abre tus brazos al cambio pero no abandones tu valores”

Dalai Lama

Esta es una de mis frases favoritas, de hecho durante mucho tiempo ha encabezado mi página web, ¿Por qué elegí esta cita y no otra?, pues principalmente porque en ella se refleja perfectamente una de mis bases a la hora de hacer y  entender el coaching y en definitiva mi propia vida.

El objetivo del coaching es que se produzca un cambio, que nos permita superar aquello que no nos gusta o que nos dificulta conseguir nuestro objetivo, ya sea éste vital o profesional. Es evidente que para que se produzca un cambio tienen que ponerse en marcha nuevas acciones y formas de pensar, sentir y hacer las cosas. Pero si buscamos un cambio real, duradero y sobre todo satisfactorio, las acciones que pongamos en marcha tienen que estar en coherencia y armonía con nuestros valores.

¿Tienes claros cuáles son tus valores fundamentales?

Cuando hablo de valores, no me estoy refiriendo a moralidad o a lo que se supone que está bien o mal. No hay valores bueno ni malos, simplemente unos son más importantes para nosotros que otros. Incluso dependiendo del momento vital en que nos encontremos pueden unos tener más relevancia que otros.

Curiosamente, cuando hacemos el ejercicio de elegir aquellos valores importantes para nosotros, tendemos a elegir aquellos valores que consideramos buenos de tener, o por los que nos admirarían el resto, pero el ejercicio no se trata de eso, sino de saber qué es lo realmente importante para nosotros y tomar consciencia de si realmente estamos honrando esos valores en nuestro día a día.

A continuación te propongo un ejercicio que te ayudará a clarificar y tener presentes tus valores.  Ante ti tienes un listado de valores, tienes que elegir 10 de ellos, aquellos que son de mayor importancia en tu vida.

Adaptabilidad Mérito
Afecto Motivación
Amistad Naturaleza
Aprendizaje continuo Orden (tranquilidad, estabilidad)
Autoestima Placer
Ayudar a la sociedad Poder y autoridad
Ayudar a los demás Posición social
Belleza (física) Precaución, evitar riesgos
Beneficio económico Pasión
Calidad Perseverancia
Cambio y variedad Prestigio
Competitividad, ser competente Propósito, desarrollar un propósito vital
Comodidad Reconocimiento (respeto y estatus)
Compromiso Relaciones de calidad
Comunicación con los demás Relaciones personales
Conocimiento Religión
Consciencia ecológica Respeto
Control Reputación
Cooperación Responsabilidad y responder de ella
Creatividad Reto, logro (ver los problemas como retos)
Crecimiento Riqueza
Dedicación Sabiduría
Democracia Salud
Desarrollo personal Seguridad
Desarrollo profesional Seguridad económica
Dialogo Ser competente, ser Eficiente
Dinero Serenidad
Distinción Ser útil
Entusiasmo Servicio a los demás
Estabilidad Sofisticación
Estatus social Supervisar o enseñar a otros
Estatus intelectual Trabajar bajo presión
Ética Trabajar con otros
Fama Trabajo con significado
Familia Trabajo fácil
Fiabilidad Trabajar solo
Honestidad Tranquilidad en el trabajo
Honor Trascender, dejar un legado
Humildad Verdad
Influir en los demás Vinculación
Innovación Vocación
Integridad  Involucración
Liderazgo  Lealtad
Logro  Justicia

 

¿Has elegido ya los 10 valores más importantes para tí? Bien, pues ahora te invito a que los enumeres por orden de importancia.

 

A partir de ahora cada vez que tengas que tomar una decisión   pregúntate:

  • ¿Con esta acción estoy más cerca o más lejos de honrar mis valores?

  • ¿Si tomo esta decisión, que valores estaré viviendo?


Ahora es tu turno:

¿Cuantas decisiones tomas al día en función de lo que otros desean y no de lo que tu realmente sientes?¿Cómo vives tus valores en tu día a día?, ¿En qué medida estás honrando tus valores con tus acciones diarias?  ¿Cómo te ha resultado hacer el ejercicio de elegir tus valores? ¿Te ha sido útil este artículo?.

Cuéntame tu  tu experiencia  más abajo en comentarios, vamos a aprender mucho juntos.


 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

 

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.