Tras el verano aumenta el deseo de introducir cambios en nuestras vidas. Septiembre, al igual que enero, es uno de los meses en los que con más frecuencia nos planteamos nuevos objetivos y propósitos, de hecho, muchas personas contactan conmigo en estas semanas con la intención de iniciar un proceso de Coaching, lo cual si te soy sincera, ¡me encanta!

Cambiar de trabajo, rupturas de pareja, inicio de nuevos proyectos personales o profesionales, cambiar hábitos, desarrollar habilidades personales, gestionar mejor las emociones, son algunos de los casos que más me consultan. Pero sin llegar a tener que plantearte cambios tan importantes, septiembre se convierte en un mes, en que seguramente te hayas planteado empezar algo nuevo que mejore su calidad de vida: hacer deporte, cuidar tu alimentación, dedicar más tiempo a ti mismo, ser más organizado, etc.

Empiezas lleno de energía y ganas, pero poco a poco, como por arte de magia, vas perdiendo de vista ese propósito, hasta que llega un día en el que te das cuenta, de que en el algún momento del camino te olvidaste de él, y entonces es cuando te dices a ti mismo: “ ¿Ves? Otra vez me ha pasado lo mismo, si es que nunca lo conseguiré”.

propósitos septiembre¿Por qué abandonamos tan pronto nuestros buenos propósitos?

Personalmente creo que uno de los principales motivos de que se abandonen esos buenos propósitos, se debe a que realmente no eres consciente de lo importante que es ese objetivo para ti mismo y, sobre todo, que te mereces conseguirlo. ¡Sí, te lo mereces! Te mereces sentirte bien contigo mismo, y si parte de ese bienestar te lo va aportar hacer realidad ese nuevo propósito ¿por qué abandonarlo?

Qué sencillo parece, ¿verdad? Sin embargo, la realidad con frecuencia nos demuestra lo contario.

Y es que cuando no tienes realmente claro que eres merecedor  de algo, es muy fácil que en poco tiempo empieces  de forma inconsciente a sabotearte a ti mismo para no conseguirlo. Empiezas a buscarte excusas: es que no tengo tiempo, por un día no pasa nada, de mañana no pasa, es que hoy estoy muy cansado… y ¡claro! Poco  a poco la ilusión inicial se va perdiendo y cuando te vas a dar cuenta, sigues haciendo lo mismo que hacías antes y otra vez estás dando vueltas en la rueda del hámster.

¿Qué hacer para continuar con tus propósitos y alcanzar tus objetivos?

 

Asegúrate de que realmente ese objetivo es importante para ti y que quieres conseguirlo. Muchas veces nos proponemos cosas que en el fondo no deseamos sino que responden a lo que los demás esperan de ti, a  lo que otros te han dicho que tienes que cambiar o a lo que sin más, consideras que está bien visto. Revisa tus propósitos y descarta o reformula los que realmente no respondan a tu verdadera motivación.

Ten la firme creencia de que mereces conseguirlo, de lo importante que es para ti, y de los beneficios que te va a reportar. Visualiza, dibuja o escribe cómo será tu vida y como te sentirás cuando lo consigas, soñar es gratis.

No esperes a tener una gran motivación para empezar, no es necesario, te lo aseguro. Puedes empezar aunque no estés hipermotivado. La motivación se va retroalimentando a sí misma conforme vamos pasando a la acción, así que cuanto antes empieces mejor, como dice mi madre “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

Borra de tu cabeza el “por un día no pasa nada”, porque sí pasa y lo sabes, así es como el cien por cien de las veces empieza el abandono del propósito. Así que al primer síntoma de “por un día…”, no permitas que tu cerebro termine la frase.

Y mucho cuidado con las excusas y justificaciones que te pones, te confieso que yo también lucho contra ellas y no es fácil. Como te decía antes, todos tenemos una parte autosaboteadora que sabe cómo engañarnos y boicotearnos, si quieres saber cómo mantenerla a raya te recomiendo que leas ¿Cómo dejar de sabotearte a ti mismo?.

Como decía Pablo Picasso:

“Siempre estoy haciendo cosas que no puedo hacer. Así es como consigo hacerlas”.

¡Feliz septiembre!

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.