Con la llegada del nuevo año, todos nos hacemos nuevas proposiciones para llevar a cabo durante el mismo, nos planteamos acciones y objetivos que pondremos en marcha a partir del 1 enero, lo curioso es ver como muchos de ellos se nos quedan en el camino año tras año. Los motivos para este abandono u olvido son varios, pero por mi propia experiencia, creo que una de las principales diferencias a la hora de abandonar unos y continuar con otros es la importancia que estos tienen dentro de nuestro proyecto de vida, dentro de nuestros objetivos a largo plazo.

Y la pregunta es la siguiente ¿tenemos claro cuál es nuestro proyecto de vida?, ¿nos hemos parado a pensar donde queremos estar y qué queremos estar haciendo dentro de 10 años? Si no lo has hecho hasta el momento, te propongo el siguiente ejercicio:

Ponte en el pasillo de tu casa y dibuja una línea imaginaria en el suelo, el final de la línea será dentro de 10 años. Ve andando a través de la línea, cada paso supondrá 1 año, anda 10 años y ubícate en diciembre del año 2020, una vez allí pregúntate: ¿qué edad tengo? ¿Cómo me veo? ¿Qué estoy haciendo? ¿A qué me dedico? ¿Con quién estoy?

Ahora camina 5 pasos/años atrás estás en diciembre del 2015, pregúntate ¿qué tengo que tener hecho dentro de 5 años para dentro de 10 estar donde quiero estar?, márcate 5 objetivos.

Ahora camina 2,5 pasos/años atrás, estás en junio de 2013, hazte de nuevo la misma pregunta ¿qué tengo que tener hecho dentro de 2.5 años para haber conseguido mis 5 objetivos en diciembre de 2015? Márcate objetivos.

De nuevo camina un paso/año hacia atrás, y pregúntate una vez más ¿qué tengo que tener hecho en junio de 2012? Posiblemente aquí empieces a sentir un gusanillo en el estómago, si es que no lo has sentido ya con anterioridad. No te preocupes es normal, conforme te vayas acercando a la fecha actual es posible que ese gusanillo vaya creciendo, piensa que ese gusanillo se transformará pronto en la energía que necesitas para empezar a cumplir tus objetivos, así que no dejes que te bloquee ni interrumpa tu viaje.

Camina medio paso hacia atrás, estás en diciembre de 2011 ¿qué tengo que tener hecho en esa fecha para haber cumplido mis objetivos en junio de 2012?, y de aquí saldrán tus objetivos para el próximo año.

Si quieres puedes ir dando tanto pasos atrás como consideres dentro del 2011, y podrás trazar acciones semestrales, trimestrales, mensuales….

Por cierto, si en algún momento estando en la línea del tiempo no tienes claros los objetivos a conseguir, puedes también volver a caminar hacia delante y definirlos o aclararlos de nuevo y luego continuar el viaje hacia atrás.

Si te es posible, haz el ejercicio con alguien de tu confianza al lado, así podrá ir tomando nota de todo lo que digas en cada punto del trayecto y tú centrarte sólo en el viaje a través del tiempo.

Por último te recomiendo, que no guardes tus objetivos en un cajón y los olvides, sino que los tengas en un sitio visible durante todo el 2011 para ir trabajando sobre ellos y marcando cómo se van consiguiendo.

Felices Fiestas y que el año 2011 esté lleno de objetivos cumplidos.


 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.