¿Tienes la sensación de quedarte como debilitada, sin energías y con una muy mala sensación en el cuerpo, tras hablar con determinadas personas?  Seguro que te ha pasado alguna vez, y es que las personas que nos afectan negativamente  podemos encontrarlas en cualquier lugar y momento, se trata de las ya famosas “personas tóxicas”.

Por desgracia, suele ser relativamente fácil caer en  el radar de influencia de estas personas,  son grandes expertas en atraparte en su red sin que te des cuenta.  Te van robando la energía y es que, establecen relaciones hiperabsorbentes y muy nocivas. La clave para ponerte a salvo, es alejarte  de ellas cuanto antes, y si por las circunstancias no puedes poner tierra de por medio, aprende a lidiar con ellas para que no te afecte su actitud.

¿Cómo puedo saber si una persona es tóxica para mí?

Como he dicho antes, a veces no es tan sencillo identificarlas, ya que su manipulación es muy sutil y pueden adoptar  diferentes formas: algunas están en quejándose continuamente, otras manifiestan una visión cínica y negativa de la vida, otras buscan llamar la atención de forma constante y siempre son ellas lo más importante, otras van disfrazadas de una dulce Caperucita Roja pero debajo de la capa se esconde un lobo feroz, etc.

Suelen ser muy habilidosas en mostrarse como víctimas de las situaciones, y en hacer que te sientas culpable. No respetan la autonomía de los demás y tratan de imponer sus criterios, además, suelen hablar mucho y escuchar muy poco, ya que no les interesa para nada lo que tú les tengas que decir, sólo les interesa su propia visión del mundo.

De todas formas, por muchos detalles que te cuente, es imposible hacer un listado exhaustivo de cómo funcionan estas personas, así que lo que te recomiendo y a mí mejor me funciona, es dejarte llevar por tu intuición y por tu percepción corporal y sensorial.  Tras estar con alguien pregúntate ¿Cómo me siento cuando estoy con esta persona? ¿Qué sabor me queda después de estar con ella? ¿Cómo está mi nivel de energía tras el encuentro? ¿Me siento llena y motivada, o por el contrario me siento estresada, desilusionada, pequeña, triste o sin fuerzas?

Nadie mejor que tú para saberlo ¿verdad?

¿Cómo puedo lidiar con una persona tóxica?

Pues lamentablemente no es nada fácil manejarse con este tipo de personas, lo mejor es armarte de paciencia y al mismo tiempo de fuerza, y a partir de ahí, quizás estas estrategias te puedan resultar útiles:

No trates de cambiarla

Es imposible, primero porque no es consciente  de su problema, y segundo porque aunque lo sepa , en el fondo no quieren cambiar. Piensa que es la única forma que conocen de vivir la vida, y en cierto modo así se sienten cómodos, aunque en ocasiones te intente hacer creer lo contario. Cualquier intento que hagas por cambiar a otra persona, es energía que malgastas, nadie puede cambiar a otro, sólo hay una persona a la que puedes cambiar en esta vida: a ti.

Aprende a ignorar

Lo mejor con estas personas es aplicar la escucha selectiva. Desconecta cuando empiece con sus quejas, críticas, lamentos, etc., y préstale atención cuando diga o haga cosas que aporten y enriquezcan. Cuando la persona vea que nadie responde a sus lamentos y que así no consigue ser el centro de atención, llegará el momento en que se calle y cambie de tema. Pruébalo y me cuentas, lo más difícil es ser capaz de aguantar la retahíla el tiempo suficiente, sin entrar al trapo.

Cambia de tema sin miramientos.

Si la persona empieza a hacer comentarios que te resultan molestos o que no te apetece escuchar, cambia de tema drásticamente, no te sientas mal por ello, cuanto antes lo hagas y con más entusiasmo mejor. Por ejemplo, si empieza a criticar a alguien, interrúmpela, y cuéntale lo bien que lo pasaste el fin de semana, o lo que te gustó el programa de la tele que viste anoche. Lleva siempre preparados una batería de temas y anécdotas para utilizarlos cuando los necesites.

Reduce las interacciones con esta persona.

Relaciónate con ella lo menos posible, busca estar con más gente, evita quedar con ella, no te sientas mal por ponerle mil excusas para no quedar, ni siquiera cuando se queje de que nunca estás disponible, es su mejor arma para que te sientas culpable.  Verás cómo poco a poco se acostumbra a que no estés tan disponible y se busca otros “entretenimientos”.

Rompe totalmente la relación

En ocasiones no existe otra posibilidad que alejarte totalmente de esa persona. Si te destruye tanto el estar en contacto con ella, tienes que ponerte a salvo, y tienes todo el derecho a romper la relación de manera firme y tajante. No temas lo que puedan pensar de ti, ni te exijas hacerlo de la forma más correcta, ya te digo yo, que lo hagas como lo hagas, a la otra persona no le va a gustar nada, así que cuanto antes lo hagas y de la forma más tajante mejor para tu bienestar.

Y no olvides que:

Evitar a personas tóxicas no es hacer enemigos sino purificar relaciones

 


Ahora te toca a ti:

¿Te ha venido alguien a la cabeza mientras leías el artículo? ¿Cómo es tu relación con esa persona? ¿Qué podrías hacer para que no te afecte tanto su forma de hacer? Si ya has conseguido librarte de una o varias personas tóxicas ¿cómo lo has hecho?

Comparte tu experiencia más abajo en comentarios, seguro que podemos aprender mucho juntos.


Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.