Hoy me gustaría que me acompañarais a hacer una reflexión sobre cuántas veces en nuestra vida ponemos excusas en lugar de tomar conciencia y decir claramente que ELIJO hacer otra cosa que en este momento es más importante para mí, qué estoy en todo mi derecho de elegir y lo hago efectivo sin tener que excusarme con nadie.

Os pongo el ejemplo de una situación en la que seguro todos nos hemos encontrado alguna vez: se organiza una cena de antiguos compañeros de trabajo. El día antes del evento comienzo a recibir los siguientes mensajes de mail,

Mensaje 1:

Perdonar que no os haya contestado antes pero he estado liada y no he podido hacerlo.Me voy este fin de semana a una casa rural y no puedo ir este día. Lo siento mucho porque sinceramente sí que me apetece, pero no puedo”.

Cuando realmente lo que está ocurriendo es:

No he contestado antes porque he tenido otras cosas más importantes que atender, así que he elegido contestaros ahora. El evento me coincide con un viaje y elijo que prefiero irme de viaje. Sinceramente me apetece cenar con vosotros pero en este caso elijo irme de viaje con mi familia.

Mensaje 2:

“Que penita pero no puedo ir, otra vez será”

¿Y no será que en lugar de no poder ir es que estoy eligiendo hacer otra cosa prioritaria en este momento para mí? Si es ese el caso, pues genial, tienes todo el derecho a hacer lo que quieras y elijas, pero por favor no utilices el “no puedo” di “elijo”

Mensaje 3:

“Lo siento mucho, pero no puedo ir, tengo que trabajar por la tarde”

Mejor dí: No voy a la cena porque esa tarde trabajo y elijo pasar la noche en mi casa descansando que falta me hace. Así evitaras que alguien te conteste con el siguiente mensaje: Pero si es cena!!! ¿Por qué no puedes????. (y a ver que les contestas ahora)

Mensaje 4:

No es que sea contagioso, pero por mi parte tampoco puedo acudir a tan digno evento; si lo organizamos con más antelación, no tendría inconveniente.”

A lo que alguien con mucho sentido del humor contesta:

“Más antelación????? Bueno, próxima cena: viernes 21 de octubre, a las 21.30 horas quedamos en el mismo sitio (si no lo han cerrado!) Podrás???”

Respuesta:

-“Menos coña, soy un padre de familia responsable; por cierto, el 21 de octubre no puedo, es el cumpleaños de de mi mujer.”

– “Jajajajajaj!!!! Qué casualidad!!!! Oye, yo también soy madre de familia responsable!!! Y además de FAMILIA NUMEROSA!”

¿Cómo haber escrito este mensaje sin que pareciera una excusa? Pues diciendo claramente: como no se ha organizado con la antelación suficiente que necesito para organizar mi vida familiar, elijo que no voy y me quedo cuidando de mi hijo.

En nuestra vida estamos continuamente eligiendo, y elegir una cosa supone la pérdida de otra, elegir hacer una cosa lleva implícito el dejar de hacer otra, y no tenemos que poner excusas ni buscar factores externos, culpables de la situación. YO ELIJO y punto. Tengo mi derecho a elegir y nadie debe juzgarme por ello. Y elijo eso por mil motivos: porque es más importante para mí en estos momentos, porque me siento en la obligación de hacerlo, porque me sentiré mal si no lo hago, porque no me apetece lo otro, porque sí…Incluso puedo elegir libremente poner una excusa por supuesto, pero al menos me debo el ser sincero conmigo mismo y ser consciente de que me estoy excusando.

No obstante, he de reconocer que puede parecer muy brusco contestar diciendo tan claramente “elijo que…”, estamos tan acostumbrados a decir “no puedo” “me es imposible” etc., que parece que socialmente está mejor visto. Pensamos que el otro se puede sentir ofendido por decirle sinceramente que elijo hacer otra cosa antes que estar con él, pero esto me lleva a preguntarme si en el fondo lo que tememos es que alguien nos diga que elije priorizar otra cosa frente a estar con nosotros.

Por mi parte, todos los días intento ser consciente de mis elecciones y de mis excusas y os aseguro que no es un ejercicio fácil, en cuanto me descuido me pillo buscando una excusa que dar a otro, o incluso a mí misma.

Y tú ¿Cuántas excusas pones o te pones?


 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.