Hoy me apetece compartir contigo  algunas de las  frases que en algún momento me han dicho mis terapeutas, maestros y mentores, y que me han sido de gran ayuda  en mi proceso de autoconocimiento y desarrollo personal.

La verdad es que lo bello no son tanto las frases, como el momento en el que me las dijeron, y es que si algo admiro, es esa capacidad que han tenido mis mentores, de decirme la frase justa, en el momento exacto en que podía entenderla e integrarla. Ese es el verdadero arte de un maestro.

Aquí te las dejo por si también te pueden ser de ayuda,

No empujes el río que fluye solo.

Frase grande donde las haya, sobre todo para  las amantes de tenerlo todo bajo control (grupo en el que incluyo muy a mi pesar).  Junto con esta frase me dijeron otra que la completaba a la perfección, lo contrario de control no es descontrol es fluir.

Y es que, nos pasamos la vida intentado controlar que todo salga bien, no cometer fallos, que todos a nuestro alrededor se encuentren bien. Es posible que hasta tengas la sensación, de que si tú no estás ahí las cosas no van a salir bien, que todo se va descontrolar y ser un desastre, pero la realidad no es así.

Hay un momento en que tenemos que dejar que las cosas sigan su curso, hay un punto en que ya no depende de nosotros lo que pueda ocurrir, y se hace necesario confiar en la vida y confiar en los demás. No es fácil lo sé, pero no hay otra.

Solo hay una forma de superar la vergüenza, pasarla

¿Cuántas cosas dejas de hacer por vergüenza? Pedir lo que necesitas o deseas, dar tu opinión, hablar en público, presentarte a una entrevista, bailar, intentar algo nuevo… Seguro que hay un largo etcétera, cada uno con nuestro punto particular de vergüenza.

Cuando sientes vergüenza te quedas escondida, paralizada ante la oportunidad que se te presenta delante. Pero efectivamente, solo hay una forma de superar la vergüenza: pasarla, y la verdad es, que una vez que las has atravesado te das cuenta que no era para tanto, y que se abren un montón de cosas nuevas a tu alrededor.

El fuerte que puede mostrar su debilidad es doblemente fuerte.

Cuando escuché esta frase recuerdo que sentí un gran impacto, porque efectivamente hay que ser muy fuerte y muy valiente para poder reconocerte a ti mima y mostrar ante los demás, que también tienes una parte más vulnerable, que también cometes errores, y que no siempre las cosas te van tan maravillosamente bien como parece.

Cuando llegas a reconocerte  y aceptarte en la parte que menos te gustaba de ti misma, empiezas a ser capaz de comprenderte y quererte más, y a su vez te haces más consciente de tu fortaleza  y puedes mostrarte ante los demás tal cual eres.  Te cuento mi experiencia  personal en no soy débil, soy vulnerable.

Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia.

Poco tengo que explicarte de esta frase, creo que simplemente leyéndola ya te lo habrá dicho todo ¿no?

Serenidad, aceptación, valor y sabiduría, cuatro palabras poderosas unidas en una frase fantástica para empezar cada día.

La fiera se doma con amor, no con palos.

Y esta frase, especialmente dedicada para todas las personas que tenemos la fea costumbre de la autocrítica y el autorreproche sistemático, para aquellas que cada vez que quieren cambiar algo de ellas que no les  gusta, se exigen y machacan por no conseguirlo.

Para mí, ha sido un gran descubrimiento experimentar en mi propia vida, y lo veo a diario con mis clientes, cómo la mejor forma de cambiar aquello que no te gusta de ti, que te  bloquea, que te limita, no es exigiéndote más y más, ni castigándote con reproches, ni juzgándote por ello, sino con amor y comprensión a ti misma.

Conócete, respétate y sé paciente, dicen que el amor todo lo puede, en otras situaciones no lo tengo muy claro, pero en esta te aseguro que sí.

 

Y hasta aquí, las cinco frases que hasta el día de hoy más me han ayudado en mi proceso de autoconocimiento y desarrollo personal, las que realmente me han ayudado a crecer. Gracias de todo corazón a aquellas personas que me las enseñaron cuando más las necesitaba, verdaderos maestros de vida, que más que enseñar te ayudan a crecer


Ahora te toca a ti

¿Qué frase o frases son las que sientes que más te han ayudado a crecer? ¿Has conocido alguna persona que haya sido para tí un verdadero maestro en la vida?

Cuéntame tu experiencia más abajo en comentarios, me encantará leerlas, seguro que yo también puedo aprender de ti. Muchas gracias


Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.