En el post anterior en el que hablaba sobre la dificultad para pedir, señalaba que para mí había dos claves fundamentales:

La primera es saber realmente qué es lo que necesito, la segunda ser capaz de pedirlo. Desde mi experiencia tanto desde el Coaching como desde la Terapia Gestalt se pueden adquirir herramientas para conseguirlo, más aún si integramos ambas disciplinas.

Vamos a darle una vuelta a la primera: Saber qué es lo que realmente necesito, supone estar muy en contacto con uno mismo, muy presente tanto en las sensaciones corporales como en nuestras emociones; algo que lamentablemente dejamos de hacer hace bastantes años (unos más que otros), cuando aún siendo muy pequeños empezó nuestro proceso de socialización.

Esta reconexión con uno mismo y con nuestro sentir requiere al principio de un pequeño esfuerzo para ser consciente de ello,  pararse un minuto, respirar profundo y preguntarse lentamente ¿qué me está pasando en este momento?, ¿cómo está mi cuerpo?, ¿cómo me siento?, ¿qué necesidad mía no está siendo satisfecha?…Es imprescindible dejar un espacio entre pregunta y pregunta para que pueda llegar alguna respuesta (si es que llega), y remarco lo de dejar espacio y respirar porque de lo contrario entramos en una vorágine de exigencia que lo único que hace es angustiarnos más. Incluso si son muchas preguntas no te agobies, empieza sólo preguntándote una,  a mí lo que mejor me funciona es hacer una revisión de cómo está mi cuerpo.

Es muy posible que al principio no te venga ninguna respuesta, es normal, si algo hemos aprendido desde pequeños es a bloquear nuestras necesidades genuinas, pero si practicamos este ejercicio de forma habitual en diferentes momentos del día, empezamos a tomar consciencia de nosotros mismos, de cómo estamos, y eso nos va acercando a contactar con lo que necesitamos en ese momento.

Si eres de los afortunados que has llegado a contactar con cómo te sientes y qué es lo que necesitas, ya puedes pasar al “nivel avanzado” y hacerte  una pregunta más ¿cómo puedo satisfacer esta necesidad?, si para satisfacerla necesito pedir ayuda o la colaboración de otra persona llega la segunda clave: PEDIR


 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo y así podrá ser de ayuda a más personas

 

También te puede interesar:

SOBRE MÍ

Soy Ana Oliver, Coach Personal y autora de este Blog. Mi objetivo es ayudarte a sentirte más satisfecho contigo mismo, y a generar los cambios que quieres en tu vida. Descubre cómo puedo ayudarte aquí.